JUEGOS DE MESA - JUEGOS DE CARTAS - JUEGOS PARA PC - JUEGOS DE CONSOLAS - PASATIEMPOS - JUEGOS INFANTILES


Jugar Canasta

El juego de naipes conocido bajo el nombre Canasta fue creado a principios del siglo XX en la capital de la República Oriental del Uruguay (Sudamérica), cobrando gran popularidad en la década de 1950 cuando llegó a los Estados Unidos y a otras partes del mundo.

El objetivo principal al jugar Canasta es armar grupos de naipes del mismo valor; esto es lo único que no varía en todas las versiones que fueron apareciendo con el paso de los años y que hacen (en muchos casos) que se deba aumentar el número de naipes utilizados, además de haber dificultado bastante la implementación de las reglas.

Una de las principales características del juego es que formar una Canasta (es decir reunir siete cartas del mismo valor) le otorga al jugador un puntaje extra muy superior al de otros juegos similares. También es definitoria la cantidad de Canastas que alguien haya hecho a lo largo del juego. Cabe destacar que para ganar jugando a la Canasta, una persona debe llegar a los cinco mil puntos (si se trata de una partida rápida) y a los siete mil (si se trata de una partida normal)

En la versión original de la Canasta participan cuatro jugadores los que utilizarán dos mazos de la baraja francesa (incluyendo los comodines); en la variante española de la Canasta se utilizan en total 216 cartas, es decir, cuatro mazos.

Dentro del juego cada naipe tiene un valor específico, a saber: el As vale veinte puntos; el ocho, el nueve, el diez, la J, la Q y la K valen diez puntos; el cuatro, el cinco, el seis y el siete valen cinco puntos; las cartas rojas marcadas con el número tres valen cien puntos; al tiempo que los tres de color negro valen también cien puntos pero en contra; el dos vale veinte puntos y, finalmente, los comodines suman cincuenta puntos.

Como suele ocurrir en otros juegos de naipes, abrirá la partida de Canasta aquel jugador que saque del mazo la carta de mayor valor, por lo tanto, quien esté a su izquierda será el responsable de repartir las quince cartas que debe recibir cada jugador inicialmente. Posteriormente dejará sobre la mesa seis cartas apiladas boca abajo y una séptima boca arriba, las que conformarán el denominado “pote” inicial.

Al jugar se pueden conformar diferentes tipos de Canastas, las que describimos a continuación:
- Canasta limpia: compuesta por siete naipes del mismo valor, sin utilizar comodines y que suma quinientos puntos para quien la consiga.

- Canasta sucia: puede estar compuesta por cuatro, cinco o seis naipes del mismo valor y completar los que faltan mediante el uso de comodines (cabe mencionar que una Canasta nunca puede estar compuesta por más comodines que cartas comunes); equivale a trescientos puntos para quien la consiga.

- Canasta oculta: esta puede ser tanto limpia como sucia e implica que las cartas que la conforman no serán mostradas hasta el final; los naipes son puestos sobre la mesa boca abajo y suman mil puntos para quien la consiga.

- Canasta de comodines limpia: compuesta por siete Jockers o siete naipes marcados con el número dos; suman tres mil puntos para quien la consiga.

- Canasta de comodines sucia: es la combinación de Jockers con dos y suman dos mil puntos para quien la consiga.

- Canasta a lo gusto: esta es la más importante de todas porque permite al participante ganar el partido; se debe formar con los tres negros.

Una vez finalizada la mano, todos los jugadores deberán contar cuántas Canastas consiguieron y sumar o restar puntos, de acuerdo a lo establecido inicialmente. Si se produce un empate entre dos jugadores ganará aquel que haya logrado la mejor combinación de Canastas.

BUSCAR MÁS JUEGOS EN GOOGLE